Espuma acústica – ¿Qué es?

espuma_acustica_destacada

Espuma acústica es la denominación genérica que utilizamos para referirnos a un conjunto de diversos materiales de tipo poroso que poseen propiedades acústicas, en concreto, una elevada capacidad de absorción acústica. Es decir, como material, las espumas están clasificadas como un tipo de absorbente acústico y forman parte del grupo de los absorbentes porosos.

diagrama_espuma_acusticahttps://skumacoustics.com/blog/wp-content/uploads/diagrama_espuma_acustica-300x124.png 300w" sizes="(max-width: 600px) 100vw, 600px" />

Dentro de esta denominación genérica existen varios compuestos que forman diferentes espuma acústica. Los dos compuestos más conocidos son la espuma de poliuretano y la espuma a base de resina de melamina; menos comunes son la espuma de celulosa, y entrando ya en terreno exótico o exclusivo encontramos la espuma de aluminio.

 

espuma_acustica_compuestos

https://skumacoustics.com/blog/wp-content/uploads/espuma_acustica_compuestos-300x77.png 300w" sizes="(max-width: 720px) 100vw, 720px" /> Poliuretano – Melamina – Celulosa – Aluminio

 

No debemos confundir en esta aplicación, algunas espumas particulares, como por ejemplo la espuma de polietileno, que por habitualidad también se la nombra “espuma acústica”, pero cuya finalidad es bien distinta, es utilizada como base amortiguante en sistemas de prevención y reducción de la transmisión de ruidos de impacto, es decir, forma parte de sistemas de aislamiento acústico.
Salvando estas excepciones, las espumas acústicas son materiales absorbentes acústicos; NO tienen propiedades como aislantes acústicos.

 

El mecanismo de absorción acústica que emplean los absorbentes porosos se fundamenta en la resistencia que ofrecen al paso de flujo de aire. Las espumas acústicas están constituidas por un medio sólido (esqueleto) recorrido por multitud de cavidades de diverso tamaño y más o menos tortuosas (poros) que se comunican con el exterior (celda abierta).
La onda sonora al incidir sobre la superficie de la espuma acústica, penetra en su interior por las diferentes cavidades, haciendo vibrar el esqueleto interno, transformando parte de la energía acústica en energía cinética. Al mismo tiempo, el aire que ocupan los poros de la espuma, entra en movimiento con la velocidad de la onda, produciendo el rozamiento de las partículas (de aire) con el esqueleto de la espuma, este efecto genera pérdidas en la energía acústica, que se transforma en calor.

 

Como vimos al principio del post, los dos compuestos más comunes de la espuma acústica son el poliuretano y la resina de melamina.

 

Espuma acústica basada en espuma de poliuretano.

Es el compuesto más clásico y conocido, formado a partir de poliuretano en base poliéter son espumaciones de baja densidad, con un rango acústico óptimo entre los 20kg/m3 y 30kg/m3, estructura flexible y elástica, un tamaño de poro pequeño y celda abierta. Las espumas de mayor calidad suelen incluir un tratamiento para mejorar su resistencia a la oxidación y de reacción al fuego, logrando la clasificación de espuma auto-extinguible.

Habitualmente la espuma de poliuretano en calidad acústica se produce en color gris antracita.

 

Espuma acústica basada en espuma de resina de melamina.

En la actualidad es el compuesto que ofrece en global mejores prestaciones técnicas, tanto acústicas como de resistencia al paso del tiempo y de reacción al fuego. Cada vez está más extendido su uso, aunque con un coste netamente superior al poliuretano; es habitual norma encontrarla en los aviones de última generación, en el campo militar, muy utilizada en la automoción y con gran implantación en el sector arquitectónico.
Se trata de una espuma ultraligera, con una densidad de tan sólo 9kg/m3, estructura semiflexible de celda abierta, posee una elevada resistencia al paso del tiempo y excelentes características de reacción al fuego, baja generación de humo, no gotea y se carboniza sin dejar brasa, alcanza la clasificación de material M1 (ignífugo).
Las espumas de resina de melamina empleadas como absorbente acústico en el entorno arquitectónico se presentan en dos colores base, el blanco y el gris perla.

 

Generalmente las espumas acústicas son comercializadas en una amplía variedad de formas, tamaños y grosores, que moldean el comportamiento acústico de cada una de ellas. A nivel rendimiento, a mayor grosor de espuma, mayor efectividad global de absorción acústica.
Las dos formas o perfilados más clásicos y reconocibles en el mundo de los estudios de grabación/producción musical, son la espuma alveolar y la espuma piramidal.

 

espuma_piramidal_alveolarhttps://skumacoustics.com/blog/wp-content/uploads/espuma_piramidal_alveolar-300x110.png 300w" sizes="(max-width: 630px) 100vw, 630px" />

 

El perfilado de la espuma, en formato alveolo o pirámide, permite aumentar la superficie de absorción sin aumentar la superficie que realmente ocupa el material, mejorando las propiedades de absorción acústica. Comúnmente la espuma acústica con forma alveolar tiene entre 2cm y 4cm de espesor; la espuma acústica en forma piramidal tiente entre 4cm y 7cm de grosor, incluso algunos modelos alcanzan los 10cm de espesor.

 

Finalmente como colofón del post, mostraremos en una primera gráfica la comparativa del coeficiente de absorción de una espuma alveolar de 3cm vs una espuma piramidal de 5cm.

[visualizer id=»84″]

Y a continuación, la comparativa del coeficiente de absorción entre una placa de espuma acústica de poliuretano de 5cm de grosor vs una espuma de resina de melamina de 5cm de grosor.

[visualizer id=»87″]

Si quieres conocer más acerca de la espuma acústica -> Contáctanos 😉

Enviar un comentario